Novedades

15 enero, 2019

Cambios de temperatura: ¿Cómo afectan a la salud?

Las alteraciones bruscas en el clima pueden provocar diversas enfermedades. Un buen funcionamiento del sistema inmunológico es el mejor aliado para prevenirlas. 

En plena época estival solemos encontrarnos a diario con temperaturas muy altas en exteriores y bajas en interiores, debido a la utilización de aires acondicionados. Existen además variaciones propias del clima, que pueden alcanzar amplitudes térmicas bruscas de la noche a la mañana. Estas variaciones y los cambios repentinos -naturales o artificiales- en la temperatura y la humedad ambiental, generan un impacto sobre el organismo.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, las temperaturas extremas del aire contribuyen directamente a las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, sobre todo entre las personas de edad avanzada. Por otra parte, en el caso del calor extremo, los niveles de polen y otros alérgenos son mayores, por lo que estas alteraciones del entorno vuelven vulnerable al cuerpo, que se ve forzado a adaptarse constantemente y queda expuesto a diversas enfermedades.

En este ajuste el sistema inmunológico, cumplirá un rol fundamental, debido a que es el encargado de defender al organismo ante infecciones como las bacterias y los virus. A través de una reacción organizada, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden.

Un sistema inmune débil o menos activo de lo normal nos convertirá en un blanco fácil para contraer infecciones bacterianas o virales a repetición, e incluso enfermedades más severas. Reforzar y estimular el sistema inmunológico ayudará a prevenir una gran cantidad de patologías.

Consejos para tener un sistema inmune saludable

  • Mantenerse hidratado: Consumir 2 litros de agua por día.
  • Llevar una alimentación balanceada: Realizar una dieta con un alto consumo de frutas y verduras.
  • Consumir más Vitamina C (cítricos, melón, kiwi, morrón y tomate), Vitamina A (hígado, huevos y lácteos), Vitamina E (aceite de germen de trigo, de soja, cereales, arroz, aceite de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos), Hierro (hígado, carne, pescado y huevos), Zinc y Selenio (presentes en casi todos los alimentos).
  • Evitar situaciones de estrés: El ritmo de vida actual y las situaciones de enojo o nerviosismo generan severas alteraciones de las defensas. Realizar actividades al aire libre, o relacionadas con lo lúdico y el arte.
  • Asegurarse un buen descanso: El sueño debe ser reparador, realizarse de corrido y debe constar de unas 7 a 8 horas.
  • Realizar actividad física: El ejercicio es una pieza clave: fortalece el estado cardiovascular, mejora el ánimo, colabora al control del peso, favorece un buen descanso y aumenta las defensas.
  • Evitar: químicos, conservantes, colorantes, edulcorantes artificiales, tabaco, alcohol, comidas enlatadas y pre-elaboradas.
  • Tener en cuenta la vestimenta: Con los cambios de clima, tanto ambientales como los producidos al ingresar a un establecimiento con aire acondicionado, es recomendable llevar un abrigo liviano.
  • Estar atentos a la higiene: Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón. Al toser o estornudar, cubrirse la boca y nariz con un pañuelo descartable o con el ángulo interno del codo. Tirar a la basura los pañuelos descartables inmediatamente después de usarlos. Ventilar los ambientes. No compartir cubiertos ni vasos. Mantener limpios picaportes y objetos de uso común.

 

Asesoró: Dr. Ernesto Crescenti (MN: 50.776). Medico, investigador y Director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”.
Acerca del Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti: Centro médico dedicado a la atención, diagnóstico y tratamiento de pacientes con cáncer y pacientes con enfermedades en las cuales se presentan alteraciones del sistema inmunológico.

0

Seguinos en las redes

Envienos su consulta

Copyright © Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti | Todos los derechos reservados