Información del tratamiento inmunomodulador

Compuesto por una compleja organización de células, órganos y tejidos, el sistema inmunológico es el encargado de defender al organismo.

El Tratamiento Inmunomodulador Crescenti constituye un conjunto de estrategias destinadas a actuar sobre el sistema inmunológico, con el objetivo de que éste sea el principal protagonista en la lucha contra las distintas enfermedades oncológicas y autoinmunes que se presentan. Este tratamiento actúa estimulando al sistema inmunológico cuando no responde adecuadamente al ataque de agentes externos que son agresivos para el organismo (virus, bacterias, células alteradas o malignas) y modulándolo cuando reacciona de forma equivocada contra las propias células sanas del organismo, como ocurre en las enfermedades denominadas autoinmunes.

Las enfermedades autoinmunes y las enfermedades oncológicas son patologías sumamente complejas.

En las enfermedades autoinmunes, por lo general el sistema inmune agrede a las propias células del organismo, como en la esclerodermia, la tiroiditis de Hashimoto, la artritis reumatoide, la celiaquía, la hepatitis autoinmune, el lupus, la psoriasis, el síndrome de Sjögren, y otras. Para estos casos se indican inmunomoduladores acompañados de medicamentos específicos.

En las enfermedades oncológicas, una célula transformada puede sobrevivir en un entorno adverso presentando autonomía de crecimiento, bloqueo de los procesos de diferenciación y apoptosis, y capacidad invasiva. En la mayoría de los pacientes se observa una respuesta inmunológica alterada. Es por ello que una terapia dirigida únicamente a corregir una de estas alteraciones no va a resultar totalmente efectiva, por lo cual la tendencia actual de la oncología es el empleo de tratamientos combinados con distintos agentes terapéuticos. Sin duda, la terapia más efectiva va a ser aquella que actúe sobre el espectro más amplio de alteraciones que presenta la célula maligna y que simultáneamente normalice la funcionalidad del sistema inmunológico. Otra condición importante es que la terapia carezca de efectos tóxicos para que el organismo se encuentre en las mejores condiciones para controlar la enfermedad.

El Complejo Antioxidante desarrollado por el Dr. Ernesto Crescenti reúne muchas de estas características, ya que su acción terapéutica está dirigida a contrarrestar gran parte de las alteraciones mencionadas, sin producir ningún efecto adverso.

Es un poderoso inductor e inmunomodulador que provoca una activación de todo el sistema de defensa del organismo. Los oligoelementos o antioxidantes son un gran aliado para la salud. Son componentes imprescindibles para el organismo, que brindan los nutrientes esenciales para que todos los procesos funcionen correctamente. Luego de muchos años de investigación podríamos resumir que el mecanismo de acción del Complejo Antioxidante es básicamente inmunomodulador y antioxidante.

Esta es una formulación integrada por zinc, selenio y manganeso en estado aniónico y en solución acuosa. Las concentraciones de estos oligoelementos garantizan su completa absorción y biodisponibilidad. Su vía de administración es oral, y todos los estudios previos han demostrado que es totalmente atóxica y carente de efectos secundarios.

En nuestro laboratorio de investigación hemos demostrado, en pruebas experimentales concluyentes, que el Complejo Antioxidante Crescenti estimula fuertemente la expresión y actividad de los linfocitos T, es decir, contribuye al correcto funcionamiento del sistema inmunológico.

Es por esto que, basándonos en la evolución de más de 1.000.000 de pacientes con distintas patologías atendidos en el Instituto Crescenti y en los resultados obtenidos durante más de 30 años de investigación, podemos afirmar que el Complejo Antioxidante es lo más cercano al tratamiento ideal para aquellas patologías donde el sistema inmunológico está involucrado.

Principales características del Complejo Antioxidante demostradas a partir de nuestras investigaciones:

Modula el sistema inmunológico

Esta combinación aumenta la respuesta inmune innata, a través de las células NK (natural killer), y la respuesta inmune celular mediada por linfocitos T, además de la producción de citoquinas, principalmente interferón gamma (IFNg) e interleuquina 6 (IL6). Esto se traduce en una recuperación del sistema inmunológico en aquellas patologías en las cuales se encuentra afectado y también regula la funcionalidad del mismo en aquellas enfermedades de tipo autoinmune donde la respuesta inmunológica alterada es responsable de la afección.

Complementa los efectos de la quimioterapia y de la radioterapia

Experimentalmente demostramos que potencia el efecto de la quimioterapia y de la radioterapia, protegiendo a los tejidos normales y al organismo de los efectos secundarios indeseables. Funcionando de esta manera como una excelente terapia complementaria de los tratamientos convencionales.

Modula la actividad antioxidante en las células y tejidos

El tratamiento ha demostrado tener una gran capacidad de modular la actividad antioxidante de las células y tejidos. Notablemente en células malignas, aumenta la producción de radicales libres, favoreciendo el daño celular y la entrada en apoptosis. En los tejidos normales por el contrario, aumenta la actividad de las enzimas antioxidantes, Superoxido Dismutasas (SODMn y SODCuZn), Catalasa, Glutation peroxidasa, disminuyendo de esta forma el nivel de radicales libres y protegiendo a los tejidos de los daños producidos entre otros, por la radiación ionizante o por la quimioterapia.

Modula la expresión génica

Entre otras respuestas comprobadas podemos mencionar que inhibe la angiogénesis inducida por los tumores, induce la apoptosis y restablece la funcionalidad de las vías de transducción de señales que conducen a la diferenciación, disminuyendo la capacidad proliferativa de las células malignas. Estos efectos son el resultado de una acción directa de la formulación sobre el tejido tumoral y su entorno.

Regula la Matriz Extra Celular (MEC)

Luego de varios años de investigación, se ha descubierto que otra de las principales características de este tratamiento es la regulación de la Matriz Extra Celular (MEC), que es el medio donde vive la célula.

La terapéutica con oligoelementos armoniza la MEC, y es por esto que el Complejo Antioxidante abarca un abanico terapéutico tan amplio con el que siempre beneficiará al paciente.

Posee acción preventiva sobre la Carcinogenesis

Este efecto fue demostrado en modelos experimentales de distintas enfermedades. Se fundamenta principalmente en la capacidad de aumentar la actividad antioxidante y en el aumento de la inmunidad innata o actividad NK en los individuos sanos.

Oligoelementos

Hace varios años, oligoelementos como el zinc (Zn), selenio (Se) y manganeso (Mn), presentes en el Complejo Antioxidante Crescenti, han sido reportados como fundamentales para la salud del organismo.

Zinc (Zn)

El zinc es un oligoelemento importante que las personas necesitan para mantenerse saludables.

Es bien conocido que es un oligoelemento esencial en el metabolismo celular, importante en la síntesis de proteínas y en la composición de enzimas metabólicas. Se ha demostrado ampliamente que el zinc posee una importante actividad antioxidante sobre todo como cofactor de la enzima superóxido dismutasa dependiente de zinc (ZnSOD), responsable de neutralizar radicales libres producidos en exceso en un organismo. Es decir que tiene una importante acción como antioxidante.

Es además un elemento fundamental como regulador de la respuesta inmunológica ya que se sabe que cumple una función clave en la actividad normal de los neutrófilos y las células “natural killer” (NK). Influye también en las funciones de los linfocitos T y de los linfocitos B.

Funciones:

  • El zinc se encuentra en las células por todo el cuerpo. Es necesario para que el sistema inmunológico funcione apropiadamente. Participa en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.
  • El zinc también es necesario para los sentidos del olfato y del gusto. Durante el embarazo, la lactancia y la niñez, el cuerpo necesita cinc para crecer y desarrollarse apropiadamente. El cinc también aumenta el efecto de la insulina.
  • Además de tener efectos sobre el sistema inmunológico, actúa sobre la reparación del ADN y forma parte esencial de las enzimas depuradoras de radicales libres.
  • Varios protocolos internacionales lo señalan como efectivo en pacientes internados con complicaciones por gripe.

Selenio (Se)

El selenio es fundamental como antioxidante y como inmunomodulador. Es un oligoelemento esencial que el cuerpo tiene que obtener para producir proteínas especiales, llamadas enzimas antioxidantes. Estas participan en la prevención del daño celular.

Es un elemento crucial en la constitución de selenoproteínas que son enzimas esenciales para contrarrestar el estrés oxidativo. De este modo tiene una acción importante como antioxidante contribuyendo a la protección del ADN frente al daño oxidativo. Hay evidencias de su empleo en suplementación, particularmente en enfermedades respiratorias. Trabajos científicos avalan su empleo en infecciones respiratorias agudas, predominantemente en neumonías. La deficiencia de Zn y Se es común en los niños de países en desarrollo debido a la alta incidencia de desnutrición. La administración de Zn y Se muestra la disminución en la incidencia de estas infecciones respiratorias.

Además, el selenio puede ayudar a prevenir ciertos cánceres y a proteger el cuerpo de los efectos tóxicos de los metales pesados y otras sustancias dañinas.

Manganeso (Mn)

El manganeso es un mineral que se encuentra en varios alimentos incluyendo las nueces, las legumbres, las semillas, el té, los cereales integrales y las verduras de hoja verde. Se considera un nutriente esencial, porque se requiere para el funcionamiento normal del cuerpo.

Son bien conocidas las propiedades antioxidantes del manganeso y su actividad como catalizador de la enzima superóxido dismutasa dependiente del manganeso (MnSOD), cuestión por la que es un importante elemento en los procesos de protección ante el daño oxidativo. Esta enzima, junto con la catalasa, tiene un importante papel en el control de este daño.

El Manganeso es también un componente esencial de enzimas detoxificantes y productor de energía. También interviene en la formación del tejido conectivo, huesos y función nerviosa. También se aplica en la piel para cicatrizar heridas.

Es además un nutriente esencial que participa en muchos procesos químicos en el cuerpo, incluyendo el procesamiento del colesterol, de los carbohidratos y de las proteínas.

¿Cómo sabemos que el Complejo Antioxidante Crescenti tiene efectos sobre el sistema inmunológico?

Porque se estudió la actividad y la funcionalidad linfocitaria tanto in vitro como in vivo en animales de experimentación tratados y no tratados con el Complejo Antioxidante. En diferentes experimentos, trabajamos con ratones de distintas cepas de animales de laboratorio. En todos los estudios, trabajando con linfocitos provenientes de ganglio o de bazo de los ratones, comprobamos un significativo aumento en el número y la funcionalidad de los linfocitos T y una activación de los linfocitos B posterior al tratamiento con el Complejo Antioxidante.

Nuestros estudios de investigación tanto en células en cultivo como en animales de experimentación, han demostrado que este Complejo Antioxidante tiene múltiples blancos de acción pero que el más destacable es la modulación del sistema inmunológico provocando el estímulo en la respuesta de todo el sistema de defensas del organismo.

A través de las acciones mencionadas, explicamos el incremento en la sobrevida y el mejoramiento en la calidad de vida de los pacientes que realizan el tratamiento.

Para más información sobre los trabajos publicados y mencionados de nuestro equipo de investigación recomendamos visitar la biblioteca digital o ingresar al área de investigación.

Seguinos en las redes

Envienos su consulta

Copyright © Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti | Todos los derechos reservados