ENFERMEDADES
TRATADAS

Tumores Bronquiales

Los tumores bronquiales empiezan en las células que revisten la superficie del pulmón. La mayoría de los tumores bronquiales en los niños son tumores benignos, de crecimiento lento en la tráquea o los bronquios principales, que son las vías respiratorias grandes del pulmón. A veces, un tumor bronquial de crecimiento lento se vuelve un cáncer que se puede diseminar hasta otras partes del cuerpo.

Los tumores bronquiales pueden causar cualquiera de los siguientes signos y síntomas:

Tos.
Sibilancia.
Dificultad para respirar.
Despedir sangre de las vías respiratorias o el pulmón.
Otras afecciones que no son tumores bronquiales pueden causar estos mismos síntomas. Por ejemplo, los síntomas de los tumores bronquiales se parecen mucho a los síntomas del asma y pueden dificultar el diagnóstico del tumor.

Para diagnosticar y estadificar los tumores bronquiales, se usan pruebas para examinar los bronquios y los pulmones.

El cáncer bronquial en los niños habitualmente se puede curar, incluso si se diseminó hasta áreas cercanas. El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende del aspecto de las células bajo un microscopio y del estadio del cáncer.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer (EE.UU.)

Seguinos en las redes

Envienos su consulta

Copyright © Instituto Dr. Ernesto Crescenti | Todos los derechos reservados